Comprobar Disponibilidad

Llegada Salida


Ofertas Especiales

Primavera en Florencia
Primavera en Florencia
Reservando 4 noches en el Hotel Park Palace de Florencia, la ultima noche es gratuita. No pierdan esta ocasiòn de pasar unos dias inolvidables en una de las ciudades mas bellas de Europa!

Reservation is prepaid, non-refundable,[...]
Last Minute Offer
Last Minute Offer
Florence Hotel Park Palace has always last minute offer for who decides to come to Florence at “last minute”.
Book last minute offer and SAVE 10%
Hotel Park Palace have large and bright rooms, all tastefully furnished,[...]

entre suaves collinas y aldeas ricas de historia

Vistas sugestivas, villas y palacios históricos, así como espléndidos paisajes se reúnen en este recorrido que, a pesar de sus tramos abruptos, es particularmente interesante para la unión del arte y la historia que lo caracteriza y que inspiraría a artistas toscanos e internacionales. El tramo a través de los Lungarni (Lungarno en italiano se traduce literalmente como las calles a lo largo del río Arno) es el más practicable. En cualquier caso, es posible efectuar el trayecto de vuelta utilizando el autobús que conduce de la Piazza Poggi al Piazzale Michelangelo y al Viale Galilei.

 

Ficha técnica:

  • Longitud del recorrido: a pie, aproximadamente 4,5 Km
  • Tiempo estimado de realización: siendo un recorrido que requiere cierto esfuerzo y rico en paradas interesantes, se aconseja efectuarlo (a pie) en dos tiempos durante el día utilizando alrededor de 2 ó 3 horas por la mañana y otras tantas por la tarde.

Recorrido
Salga de su hotel, gire a la izquierda en el Viale Galilei y en el semáforo gire de nuevo a la izquierda, tomando la calleVia San Leonardo. Esta calle, que debe su nombre a la iglesia dedicada al santo francés que vivió a finales del siglo quinto y sexto y protector de los presos, es una especie de pasillo, cerrado por muros bajos, más allá de los que se pueden intuir, entre los olivos, espléndidas residencias privadas. Justo en la esquina con el viale, a la izquierda, observarán una villa donde en 1878 vivió y compuso el gran músico ruso Peter Iliych Chaikovsky. Éste había empezado una relación platónica y epistolar con la rica viuda Nadezda von Meck que había alquilado la Villa Oppenheim, y que era una apasionada de su música. El compositor incluso llegó a dedicarle una sinfonía. Observará a continuación la Villa Lauder, caracterizada por su color rojo ladrillo y por una bella logia de estilo renacentista en el primer piso. Siga su camino y a la altura del n°49 podrá percibir sobre la fachada de esta modesta casa unaplaque placa que indica el lugar donde Ottone Rosai vivió de 1933 hasta 1957. Este pintor florentino representaba en sus pinturas precisamente esta calle y los rincones más característicos de las callejuelas y lugares del barrio Oltrarno (el barrio al lado izquierdo del rio Arno). En la casa de al lado, en el n°41, vivió Mario Pratesi , escritor toscano del octavo siglo. Llegará ahora a la Iglesia Chiesa di San Leonardo del undécimo o duodécimo siglo, aunque varias veces restaurada. Dentro, se encuentra el espléndido púlpito del siglo XIII procedente de la iglesia de San Pier Scheraggio, donde pronunciaron sus discursos personajes famosos como Giano della Bella, Dino Compagni y Giovanni Boccaccio. Una vez haya llegado casi al final de la calle San Leonardo, podrá observar la puerta Porta San Giorgio, del siglo XIV, perteneciente al sexto recinto de murallas urbanas y atribuida a Orcagna (Andrea di Cione di Arcangelo, dicho Orcagna, pintor y escultor italiano del siglo XIV), sobre la que podrá observar la copia de San Jorge luchando con el Dragón, de Andrea da Pontedera. Con motivo del asedio de Florencia en 1529, Michel-Ángel, responsable de las fortificaciones, aconsejó rebajar la puerta de tal modo que fuera menos vulnerable a los golpes de los cañones. No obstante, antes de traspasarla le aconsejamos una visita al Forte di Belvedere  que se encuentra a su izquierda. Ferdinando I de Médicis construyó el Forte di Belvedere, tambien llamado La Fortezza di Santa Maria in San Giorgio del Belvedere, a partir de 1590 con el objetivo de dotar a Florencia de una fortaleza que pudiese defender a la ciudad desde la cima, pero sobre todo para conservar el tesoro de la familia Médicis. El fácil acceso al jardín de Boboli permitía a los miembros de la familia un refugio seguro en caso de sublevaciones. Hoy en día se exhiben allí numerosas exposiciones de escultura al aire libre. Una vez pasado el arco, diríjase hacia la Costa San Giorgio, cuyo nombre proviene de la antigua iglesia de San Jorge y del Espíritu Santo Chiesa di San Giorgio e Spirito Santo. La iglesia, anterior al año mil, era uno de los principales prioratos de Florencia en la Edad Media y fue el lugar donde el joven Giotto di Bondone (pintor, escultor y arquitecto italiano del siglo XIV) realizó el cuadro de la Virgen con el Niño entronizados y dos Ángeles que se puede encontrar hoy en el Museo de Santo Stefano. Entre los años 1705-1708, el interior de la iglesia fue decorado en estilo rococó, pero con la reforma napoleoni fueron suprimidos el edificio y el convento anejos para recibir la sede de la Caserna Vittorio Veneto, que formaba a alumnos oficiales médicos y farmacéuticos para la Escuela de Salud Militar. El edificio es sede hoy de la Iglesia Ortodoxa Rumana. La primera parte de la carretera se surte de villas con jardines cada vez más reemplazados por edificios de estructura medieval. A su derecha, en el n°2, se encuentra la entrada de la Villa Bardini construida en 1641 sobre una planta medieval preexistente. Dada su espléndida posición panorámica también fue llamada Villa Belvedere (villa mirador) formando parte de lo que llamaban "Casini di Delizia" (casitas del placer) extendidas en Florencia entre el final del siglo XVI y la primera mitad del siglo XVII. Esas casas nacieron para el deleite de los señores y fueron rodeadas con cultivos agrícolas con un objetivo no sólo productivo, sino también decorativo. Su Garden se caracteriza por una gran escalinata barroca, prados a la inglesa ricos en plantas medicinales y decorativas, de escalonamientos ocupados por olivares y árboles frutales, de bonitos bosquecillos y de un parque agrícola. En la Villa Bardini se organizan numerosas exposiciones. En el n°17 se encuentra la casa de Galileo Galilei  desde cuya habitación en la torreta podía emprender sus investigaciones astronómicas. Gire ahora a la derecha y utilice una carretera aún más empinada pero más encantadora, la Costa Scarpuccia, hasta incorporarse a la calle Bardi llamada en un primer momento borgo pidiglioso es decir, "piojoso" debido a la miseria de su antigua población. Con la llegada de los Bardi que comenzaron a construir casas y torres, la calle tomó el nombre de la influyente y rica familia florentina. En el n°12, delante del famoso ciprés, se encuentra la casa donde vivía Giovanni Papini, famoso escritor florentino. Siguen a continuación la Iglesia de Santa Lucia dei Magnoli, del siglo XI, varias veces restaurada y que alberga un precioso cuadro de Pietro Lorenzetti, a la que siguen a su vez otros palacios de familias célebres, como la Torre de los Bardi en el n° 44. Ahora llegará a la plaza Santa Maria Soprarno dónde se levantaba una de las más antiguas iglesias parroquiales de la ciudad, creada en 1210 y llamada así porque está construida sobre las orillas del río Arno. Sin embargo el edificio desaparecería en 1869 en concomitancia con las adaptaciones de los Lungarni. Ahora deberá proseguir por la derecha pasando por Lungarno Torrigiani. Este nombre deriva de la importante familia florentina que poseía inicialmente una casa-torre en el centro de la ciudad, y que se desplazó a continuación hacia el otro lado del río (en el Oltrarno) donde hicieron construir algunos palacios entre los que podemos destacar el espléndido Palazzo Torrigiani que encontrarán más tarde. Cruce ahora el parque público. Desde allí usted podrá percibir la neogótica iglesia luterana, dejando a su izquierda el Ponte alle Grazie. Este puente se denominaba anteriormente puente di Rubaconte derivando del nombre del personaje que lo hizo construir en 1237, para tomar a continuación el nombre de "delle Grazie" por la presencia de un tabernáculo del siglo XIV que contenía la "Madonna delle Grazie" (Virgen de las Gracias) del estilo de Giotto muy venerado por los florentinos. Por este lugar pasaban embajadores, príncipes y cardenales que al estar de paso por Florencia se encontraban alojados en las casas de los Mozzi, un poco más adelante. Entre ahora en la plaza Mozzi, cuyo nombre es el de los importantes banqueros del siglo XIV que administraban incluso la Tesorería Pontifical. Admirará en este pequeño lugar del siglo XV una serie de espléndidos edificios: en el n°2 se encuentra el Palazzo Mozzi  ípicamente del siglo XIII y XIV que pertenece a la familia homónima, en el n°5 podrá observar el Palazzo Torrigiani, construido probablemente sobre el proyecto de Baccio de Agnolo, en el n°4 encontrará el, Palazzo Torrigiani-Nasi, decorado por pinturas, en el n°3 se encuentra el , del siglo XV, y finalmente verá en el n°1 el edificio donde se localiza el Museo Bardini . Este edificio deriva de la transformación de la iglesia de San Ghirigoro della Pace del siglo XIII. El anticuario Stefano Bardini formó entre el siglo IX y el siglo X siglo una rica colección privada, legada a continuación al Municipio de Florencia, conteniendo esculturas, pinturas, muebles, medallas, pequeños bronces, alfombras orientales, instrumentos musicales y vestigios que él mismo Bardini iba a buscar entre las ruinas. El palacio es original en su construcción. En efecto se utilizaron algunas partes antiguas en las puertas, ventanas y soportales. La obra maestra del museo es el San Michele Arcangelo (San Miguel Arcángel), cuadro del silgo XV de Antonio del Pollaiolo. Si continúa ahora por la calle Renai y en la esquina con Lungarno Serristori podrá admirar el Palazzo Serristori que ha tomado el apellido de la famosa familia descendida de Ser Ristoro que inicialmente había adquirido sus casas en el barrio de Santa Croce, y que trasladaría, para legarla posteriormente, a sus descendientes en el otro lado del Arno, en el barrio de San Niccolò. El Palazzo Serristori, reestructurado en 1873, ha acogido a personajes famosos como, por ejemplo, Gioacchino Murat, el príncipe ruso Nicola Demidoff, Girolamo y Giuseppe Bonaparte. Llegará ahora a la plaza Poggi [ foto ], dónde la decoración destaca por una serie de escaleras y terrazas hundidas en el verde y adornadas de cuencas de agua y grutas. Son las rampas Rampe di San Niccolò , proyectadas por el arquitecto Poggi, que terminan en la terraza panorámica del Piazzale Michelangelo [ foto ]. A la derecha de la plaza se encuentra la puerta Porta S. Niccolò. Construida en 1324, es la única puerta de Florencia que ha sobrevivido y conservado la altura original. Diríjase hacia la característica calle San Niccolò, que forma parte del antiguo barrio medieval, popular y artesanal. Ahí podrá encontrar tiendas de anticuarios y talleres artesanales como los del hierro forjado. En el n°60/r podrá pararse en la Antica Mescita San Niccolò, antiguo lugar de pago de los derechos para el vino procedente de Chianti, y transformado a principios de 1800 en lugar de venta alimentario y de decantación de vinos. Tras la inundación de 1966, durante la restauración, se reparó la cripta románica de la iglesia de San Nicola en la cual pueden detenerse a almorzar y probar la típica cocina toscana. Siga la carretera hasta llegar a la puerta Porta S. Miniato , y prosiga por la calle San Miniato. En este punto puede elegir entre dos itinerarios para volver a su hotel: hay uno que produce más cansancio y otro más suave. El primero sigue la cuesta de la calle del Monte alle Croci, caracterizada por el "Via Crucis" al término del que llegarán a la Iglesia de San Salvatore al Monte. Este importante edificio del Renacimiento, simple y riguroso en su estructura, fue construido entre 1499 y 1504 por el Cronaca, escultor y arquitecto del Renacimiento. La vidriera de la entrada lateral de la iglesia se realizó sobre diseño de Pietro Perugino y representa a Dios Padre que bendice rodeado de querubines y sentado sobre un trono de nubes. Se asigna también a Perugino la vidriera Los estigmas de San Francisco, Santo Juan- Bautista, San Antonio de Padua, y San Juan el Evangelista. Saliendo de la iglesia y continuando a la izquierda puede subir hasta la Basílica de San Miniato al Monte del siglo XI, cuyo baptisterio se reviste de mármoles blancos y verdes y conserva en su interior obras de gran valor, como la Capilla del Crucifijo (Cappella del Crocifisso), de Michelozzo, los esmaltes de Luca della Robbia y la Capilla del Cardenal de Portugal (Cappella del Cardinale del portogallo) construida por Antonio Manetti. Exteriormente se encuentra el cementerio que alberga los restos de numerosas celebridades como Papini, Villari, o también Carlo Lorenzini. Saliendo de la iglesia, dan la vuelta sobre el Viale Galilei y giran a la derecha. Se dirige ahora hacia el Piazzale Michelangelo. El incomparable panorama al que asistirán en "la terraza" les hará olvidar el cansancio al que se ha enfrentado hasta ahora. Observará detrás de la estatua del David, la Loggia [ foto ] en cuyo diseño original del arquitecto Poggi acogía los dibujos y planos de las obras maestras de Miguel Ángel. Hoy el edificio se utiliza como bar y restaurante. ¡Pueden pues aprovecharse para beber un café o un aperitivo! "con vistas"! Finalmente, para volver a su hotel pueden recorrer el Viale Galilei o si están cansados pueden tomar el autobús n°13 que les parará exactamente delante del Park Palace Hotel. Si por el contrario no quieren hacer un paseo tan importante en altura, pueden seguir el curso suave que desde la calle de San Miniato pasa por la calle di Belvedere, recorriendo camino final a lo largo de las murallas que escaparon a la demolición impulsada por el arquitecto Poggi y que conducen al Forte Belvedere. Desde aquí y bordeando el camino realizado a la ida, remontará la calle de San Leonardo y llegará al Viale Galileo. Gire a la derecha y se habrá incorporado a la plaza Galileo.

A lo largo del recorrido.
Edificios históricos, monumentos

Forte Belvedere
Martes a domingo 11h/16h. Cerrado 24/12 y 31/12

Museo Bardini y Galleria Corsi
Laborables: 9h-17h - Festivos: 9h-14h - Cerrado el viernes - Cerrado el domingo a partir del 1 de agosto de 2006

Jardines Bardini
Lunes a domingo 8h15-16.30 - noviembre, diciembre, enero y febrero. Lunes a domingo 8h15-17h30 - marzo. Lunes a domingo 8h15-18h30 - abril, mayo, septiembre, octubre. Lunes a domingo 8h15-19h30 - junio, julio, agosto. Cerrado: primero y último lunes del mes, 1 de enero, 1 de mayo, Navidad. Basílica de S. Miniato Al Monte
Festivos: 8h-19h; laborables: 8h-12h30, 14h-19h). Iglesia de San Salvatore al Monte
Laborables 7h00-18h00, cerrado el domingo. Iglesia de S. Leonardo
8h00 - 12h00, 16h00 - 18h00 Iglesia Luterana
Los cultos tienen lugar dos veces al mes, siempre el primer y tercer domingo, y comienzan a las 10.
Conciertos: Cada miércoles de los meses de abril y octubre a las 21h tienen lugar de los conciertos de música clásica y órgano, orquesta de habitación, coros -el órgano de fabricación alemana se construyó especialmente para conciertos de música barroca. Horarios de apertura: miércoles y jueves 9h-12h.

 


Florencia y otros Itinerarios Entre suaves colinas y aldeas ricas de historia
You are here Florencia y otros Itinerarios Entre suaves colinas y aldeas ricas de historia